lunes, 9 de marzo de 2015

Capítulo 11

-¿Susana? Susana, cariño ¿estás arriba? -Llamaba Ainhoa a su sobrina desde la escalera con el teléfono en la mano. -Lo siento, Susana no está en casa, aún no ha llegado de estudiar. -Le decía a la persona que aguardaba tras el teléfono.
-Bueno, no importa. Gracias. -La voz del Sr. Castel sonaba bastante triste al otro lado de la línea telefónica.
-¿Se encuentra bien? Ya sé que las cosas no están bien, pero su estado de salud es delicado y no querría cargar con su muerte a mis espaldas. -Intentó ser agradable y simpática, pero el Sr. Castel no lo percibió. 
-Tranquila, Ainhoa. No hace falta que finjas que te preocupas por mi. No cargaré ninguna muerte a nadie más. Bastante ya he hecho. Gracias. Volveré a llamar en otro momento. -Colgó dejando a Ainhoa con la palabra en la boca. 
-De nada. -Contestaba a un teléfono que ya no sonaba y con cierta burla.